Figuras

La historia de la humanidad
yace en los museos
como un cadáver congelado.

Hay reyes que nos miran altivos
desde su enormes caballos
y emperadores entronizados
que tomaron el mundo

y casi lo cambiaron

También hay héroes griegos,
políticos revolucionarios
y cristos circunspectos.

Todos tan magnificentes,
tan dignos, tan grandes
que hacen sentir irrelevante
a todo lo que lejos del frío
se descompone

y no perdura.

Es difícil, sin embargo,
encontrar una sola figura
en tantas salas y galerías
que no esté fingiendo
su postura,

o su legado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *