Pataletas

Parecemos
pequeños adolescentes manipuladores
que hacen el amor tan mal
como pelean.

Con el tiempo,
hemos aprendido a hacer el amor
pero aún seguimos haciendo
peor la guerra.

Pero es cierto:
¡cómo se deleita mi niño interior!,
¡No sabes qué a gusto está
si tú estás cerca!

Y contento,
porque tú lo haces llorar
y dar pataletas,
inequívoca señal de que te amo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *