Palabras en el viento

palabras viento

Las palabras no se las puede llevar el viento. Se mueven en el aire y eligen donde ir. Un oído-victima. Una memoria. Las palabras funcionan como la cargada atmósfera de la ciudad, que siempre te recuerda quién eres, y a dónde vas: a la intrincada gramática de sus calles, a la veloz conjugación de sus puentes, a la concurrida sintaxis de sus edificios.
¡Malditos vocablos! Nunca se los lleva el viento. Se mueven en el aire. Se afilan al frotar con el Oxígeno y como el mar esculpe el acantilado, y el viento da forma a la montaña, van cincelando el cuerpo de quién dice o ha callado.
Vuelvo a la ciudad pensando… sé que no se las ha podido llevar el viento, pesan demasiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *