La tumba de Al Capone

Instant-anea ante la tumba de Al Capone

Instantánea ante la tumba de Al Capone

Aquel día comenzábamos la Ruta 66 en Chicago y fuimos a buscar la tumba de Al Capone en el cementerio de Mount Carmel.  Nos adentramos en aquel vastísimo camposanto en el que el mármol inmaculado se recortaba ordenadamente sobre el verde del césped. Jugamos a que alrededor gánsteres que ni siquiera conocíamos nos contaban sus historias y nosotros las imaginábamos en blanco y negro.

Tú ibas mirando las fotos, yo las esculturas funerarias de aquellos italianos e irlandeses fallecidos antes de tiempo. Mientras caminábamos sentíamos que las historias y mitos del siglo pasado se hacían presentes a 3 metros bajo nuestros pies. Nos dimos la mano y caminamos juntos un rato y nos sentimos dos personajes de alguna historia del pasado.

Cuando la encontramos tan sólo vimos una pequeña placa blanca en la tierra en la que se leía “Alphonse Capone/ 1899-1947/ My Jesus Mercy”. Sobre ella algunas flores y un cuarto de dólar.  No lo supimos entonces pero la tumba de Al Capone había dado comienzo a otro viaje que nunca más sería ficción, pero tampoco realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *