Into the wild, hacia la libertad

INTO THE WILD 2007

Hacia rutas salvajes (Into The Wild, 2007) cuenta la historia de Christopher McCandless, un joven indigando de los 90 que se revela contra la mentira originaria de su familia y la posición social de sus padres. Cansado de la ficción de la gran ciudad se desprende de todos los signos de la sociedad capitalista y corta el cordón umbilical con su padre de la manera más violenta. Durante dos años vive vagando sin apenas dinero por EEUU conociendo a diferentes personas que como él quieren vivir al margen. Su gran sueño es retarse a si mismo en Alaska, y lo consigue viviendo durante cuatro meses en un parque natural lejos de toda civilización, en un autobús abandonado.
La película y el libro probablemente sean sólo un artificio narrativo de la realidad que vivió Christopher y sin embargo se nos muestran como tragedia: la huída de la realidad acaba con la muerte de Christopher, porque la no aceptación de la vida es lógicamente, la muerte. Igual que Siddhartha cuando estaba a punto de morir entre los ascetas se dio cuenta de que el conocimiento estaba junto a los demás. Jesús también estuvo en el desierto, también al borde de la muerte, pero él se lo dijo muy claro a sus discípulos: <<amarás a tú prójimo como a ti mismo>>.
Nuestro protagonista se da cuenta al final, cando quizá el destino quiere que sea demasiado tarde, de que “Happiness is only real when shared”. (la felicidad es sólo real cuando es compartida). Dentro de uno mismo hay una verdad a medias, que sólo cobra sentido cuando la damos a los demás. La felicidad del ser humano no está en la aprehensión individual de la verdad, sino en que esta sea colectiva. Me recuerda aquellos archiconocidos versos de Goytisolo:tu destino está en los demás,tu futuro es tu propia vida,tu dignidad es la de todos.Sí, queridos amigos. Este mundo de ficción, de humo y mentira nos está desquiciando y no nos dejan ser felices. Esta vida de anuncio de televisión no nos permite crecer. Las felicidades de postal y las emociones de bolsillo nos están mermando la dignidad. Sí. Pero la solución no es huir de las estructuras que lo disponen, ni aceptar el orden antinatural que nos subyuga a la farsa, sino adueñarse de ellas. Emanciparse es usar las palabras que nos encadenan de una forma diferente, como el hijo que se reconcilia con el padre cuando es dueño de su propia vida, esto es, cuando él también es padre pero de una forma distinta. Según la película, Chistopher perdona a sus padres, a la sociedad entera, en un momento final de lucidez.
Cuando Christopher escribe “happines is only real when shared” quizá también quería decir que la libertad sólo es real cuando es compartida. Ahora el mundo va a comenzar a emanciparse, y hemos aprendido la lección. Huir no sirve de nada, y además es imposible. Tomemos la vida del padre y llenémosla de sentido. Tomemos la voz y la palabra, que ya va siendo hora. Nuestras alternativas son dos: seguir con una vida indigna, o negarnos como Christopher y como él morir.

 

 

 

One Comment

  1. Responder
    luis enero 7, 2013

    si,pero como dices, el secreto está en el corazón, en el interior , “como a ti mismo”,para eso se necesita un camino, una enseñanza espiritual, un maestro verdadero, o lo llevas incorporado desde el nacimiento como muchos misioneros, santos, personas entregadas, felices en esa entrega.
    Mi utopía, mi fe, mi ilusión eran las pequeñas comunidades con raíces espirituales, como por ejemplo el arca donde todos somos próximos de verdad, donde la felicidad emana natural, como la lluvia en primavera.Pero solo son eso proyecciones, deseos, pues aquí también se levantan los egos, las dictaduras, el poder,las sectas.Aunque creo que están más cercanas a la esencia humana, que permite reflejarse con amor en los otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *