Figura

Un ser siniestro que juega conmigo,
que se alegra de derrotas ajenas
y se aflige con los éxitos de otros.
¿Es que tu no lo sientes como yo?

Me acecha como una sombra encubierta
en el reverso de los pensamientos;
como una duda irracional tortura
y salta ante el estímulo más vulgar.

Me siento a merced de esta mala bestia
que se ha creído parte de mi mente,
Del deseo y mis derrotas se nutre
como una hiena de la carroña.

¿No sientes tú esta feroz presencia
que te conoce mejor que tú mismo?
¿Esta parte atroz que convierte todo
en la mirada altiva de un rival?

Es una mancha negra que me aterra
aunque también me limita y define,
como el contorno formado al trazar
mi dibujo de la figura humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *