Posts in Category: Pensamientos

“Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.” Gabriel Celaya,.

Ser padre

No podía imaginar
todo lo que traerías contigo.
Los pañales, el cansancio,
los lloros o la atención constante
eran previsibles.
Pero, cómo podía yo saber
que sería capaz
de un amor tan puro y desmedido,
tan despojado de pasiones,
tan libre de egoísmo.
Cómo podía yo saber
que sería capaz
de este amor que se siente
como la gravedad
que atrae los cuerpos a la tierra.

Igual que respiro, igual que vivo,
así te amo,
arrastrado por el torrente de vida
que tú eres
y que todo llena.
Por supuesto que me vanagloriaré
y, de los privilegios
de ser padre,
haré uso de todos y cada uno.
Pero nada tiene que ver con eso
este amor
que se siente
como la mecánica exacta de los astros.

Gracias hijo mío,
porque al nacer
me has hecho cómplice
de una fuerza que mueve al mundo,
de una energía
más antigua que nuestro planeta.
Una energía que nos une,
y aunque sólo seamos
dos humanos
que comparten el camino,
tengo la suerte
de poder cuidarte,
abrazarte con fuerza
y sentir que tus ojos despistados
a veces me miran
y, sin querer, me dicen: “padre”.

Internet

Me invade
un deseo expandido
con acceso a todo lo que existe.
De mi mente emerge
una enorme lengua golosa
conectada a Google.
Por la pantalla desfilan
conceptos e imágenes
que me llevan en una deriva
perfectamente lógica e irracional,
en la que primero leo
una definición de amor
en Wikipedia
y después un poema.
Voy flotando
realizando conexiones
y sinapsis
por esta mente digital
en la que el deseo y la razón
están enamorados
y copulan desvergonzadamente
a la vista de todos.

Mi compromiso

30birthday

Hoy cumplo 30 años. Gracias por felicitarme amigos y compañeros con los que he coincidido en alguna etapa.
Necesito deciros que estoy en el mejor momento de mi vida. En los últimos años no han dejado de pasarme cosas buenas, y estoy seguro de que muchas otras estarán pronto en camino. Pero sobre todo, necesito deciros que sin compartirla con vosotros que me acompañáis en el camino esta plenitud no tiene sentido. La vida puede estar llena de belleza, amor y felicidad, pero disfrutarla solo no vale de nada.

La revolución es un acto interior

revolución interior

“Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”. Leon Tolstoi

Sin sentir sufrimiento ni desesperación, sin enfrentarnos a nada ni a nadie, sin ser anti-nada (ni siquiera anticapitalistas), sin odio ni resentimiento, hemos excluido de nuestras vidas a los que se aprovechan de nosotros porque se creen mejores.
Aceptamos el mundo tal como es, con todas sus injusticias y diferencias, pero no aceptamos a los injustos. Aceptamos el mundo tal y como es, no para tranquilizar nuestras conciencias, sino para cambiarlo. Ni siquiera tenemos una ideología. Ni siquiera somos coherentes y nos da igual. Improvisamos. Lo que servía ayer hoy ya no sirve.
Esta no es una revuelta activa ni violenta. Lo que nos está pasando tampoco es una religión, ni una filosofía. No estamos contra nada, no somos anti-nada, no atacamos al sistema que se refuerza con cada ataque. No necesitamos una casa más grande en un barrio mejor, no necesitamos un coche, no necesitamos triunfar en la sociedad. Hemos dejado atrás un ego ansioso, confundido, desesperado y violento. Hemos comenzado una revolución que no podréis parar, porque es una revuelta interior en cada uno de nosotros. Y cuando hayamos acabado no tendréis ningún poder sobre nosotros; seremos completamente libres.

Mi codicia no es mía

 

mano tratando de coger billetes¿Es verdad que siempre queremos más? ¿Son la codicia y la ambición propiamente humanas? Por codicia entiendo avidez por la consecución de capital económico, simbólico o reconocimiento social. La codicia puede ser entonces de muchos tipos, material, por conseguir el capital económico y acumular objetos; sexual por conseguir relaciones con mujeres y hombres; intelectual, por conseguir capital cultural; social, por conseguir reconocimiento institucional…

De la ira a la libertad

 KafkaDibujoDibujo de Franz Kafka

Aunque me había comprometido conmigo mismo a minimizar mi ira, las mentiras chulescas de los que gobiernan y el hecho de que algunos sólo pueden ganar y nunca perder, me hace a veces perder el control durante un buen rato. ¿Cómo no sentir ira ante semejante iniquidad?

De la ira destructiva a la indignación creativa

12 mayo 15 mayo 2012

Me he dado cuenta de que por lo menos hay dos formas de responder a la emoción de la ira,  una paralizante y otra creativa, que aunque provienen de un mismo estado anímico, producen diferentes consecuencias.

La pasividad de los salvados verdugo de los hundidos

hundidosSalvados

<<Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada>>.

Martin Niemöller

No sé qué es peor: haber sido iluso o engreído. Iluso por pensar que los problemas sociales les ocurren siempre a otros, y engreído porque creía que merecía mi posición por haberla ganado con esfuerzo. Estos últimos años he estado tan ocupado conmigo mismo que he permanecido pasivo ante lo que sucedía alrededor.

Apología de la ambigüedad

William Shakespeare. Hamlet, Tercer Acto

HAMLET.- ¿Ves aquella nube que casi tiene la forma de un camello?
POLONIO.- ¡Por la Virgen! Efectivamente, parece un camello.
HAMLET.- Pues ahora me parece una comadreja.
POLONIO.- Se ha transformado en una comadreja.
HAMLET.- ¿O como una ballena?
POLONIO.- Muy parecida a una ballena.
William Shakespeare. Hamlet, Tercer Acto

Cuando era pequeño me ocurrió muchas veces que al despertarme por las noches me asustaba al ver la ropa arrugada sobre la silla porque veía en ella un monstruo. Supongo que en aquella forma oscura e indeterminada se proyectaban los miedos irracionales propios del niño que yo era.