Posts in Category: Miradas

Todo lo que entra en mis ojos.

Mae Klong

Hemos venido a ver otro mercado, como si en este país no hubiera otra cosa más que mercados turísticos y budas dorados alejados de toda la profundidad filosófica de su concepción original, del recto pensamiento, que es justo lo contrario de lo que estoy haciendo yo ahora mismo, martirizándome y embotando mi mente con ideas negativas que no me dejan abrirme a la vida para que penetre en mí profundamente a través de los sentidos, tal como me dijo Celia a comienzo de verano, tengo que centrarme en el presente y agradecer cada momento; ahora tengo frente a mí un mercado instalado a ambos lados de las vías de un tren, que hacen de hilo conductor. Al entrar en él su olor me golpea con fuerza, no es un olor malo, sólo demasiado intenso, tan espeso que siento que podría vestirme con él, tan penetrante que me obliga a respirar por la boca y al meterse en ella la llena completamente, tanto que creo que podría masticarlo, podría despedazar el aire a mordiscos mientras avanzo por el centro de la vía, donde todos los olores se funden en ese aroma dulzón, indefinido, cuyo origen desconozco, pues debe ser la combinación de esencias que compiten entre ellas por ser protagonistas, pero el resultante no es algo parduzco e insubstancial, como sucede al mezclar colores distintos, sino un perfume intenso y vibrante, que se va llenando de matices al pasar por los puestos, las verduras lo hacen denso y terreo, confiriéndole ternura, al pasar por las especias se vuelve caliente, como si quemase en el fondo de las fosas nasales, las ranas y el pescado en salazón le da un toque a mar viejo, la sangre de la carne sugiere detalles férreos…

Suena una bocina y el mundo recobra rápidamente las formas y los sonidos. Los mercaderes recogen las carpas con un gesto raudo. Los turistas nos hacemos a un lado. Un tren entra en la estación por la misma vía que antes dirigía nuestros pasos por el peculiar mercado. Los aromas se disipan, son remplazados por la masa de los vagones. Suenan los clics de las cámaras de retratar. La anécdota sustituye a la magia de la vida. Subimos al autobús. Vuelvo a mis pensamientos.

Guggenheim de Nueva York, el museo-escenario

vista exterior parcial

Hace dos veranos estuvimos en el Guggenheim de Nueva York y reflexioné sobre los museos-escenarios, dispuestos para el espectáculo y donde parecería que las obras de arte se encuentran en ellos más como tramoya o attrezzo que como ejes del espacio. Tengo entendido que para los museos Guggenheim la arquitectura forma parte de su atractivo, si no es el principal reclamo.

Mandawa

MAndawa havely

Mandawa es un pueblo de 20 mil habitantes en el Rajasthan, en la región de comerciantes Shekhawati. Aún transluce un esplendor pasado en los cientos de havelis, mansiones de mercantes, pintadas en su totalidad y decoradas con motivos orgánicos, animales y védicos. 

Edward Hopper y el contraste vital

Nighthawks en Instituto de Arte de Chicago

La semana pasada inauguraron en el museo Thyssen-Bornemisza una exposición de Edward Hopper que durará hasta el 16 de septiembre de 2012. Yo hablaré de un cuadro que no han conseguido traer y que probablemente sea el más reconocible del artista. Nighthawks es un cuadro pequeño, de 84 x 152, que Hopper pintó en 1942.

La incógnita del último destello en la mirada de Picasso

Picasso Sel Portrait autorretrato de picasso 1972

Pablo Ruiz Picasso pintó su último autorretrato en 1972. La técnica utilizada son ceras y lápices de colores. El cuadro está en la Fuji Television Gallery, en Japón. Nunca he llegado a ver  este cuadro frente a frente, pero hace años que me tiene fascinado.